El Tribunal Económico-Administrativo Central, en su resolución de 16/1/2019, ha admitido acreditar, en un caso de presentación del modelo 720 fuera de plazo, que la titularidad de lo adquirido en el extranjero lo fue con rentas declaradas hace más de 20 años y, por tanto, no se debe considerar como ganancia patrimonial sujeta a tributación en la base imponible general del IRPF.

En particular, la obligada tributaria aportó todas las pruebas a su alcance para intentar justificar que la titularidad de los bienes que poseía en el extranjero lo fueron con rentas ya declaradas, sin que sea posible exigirle mayor diligencia ni otorgarle la capacidad de prever las consecuencias de la falta de justificación del nexo de su actividad económica con el patrimonio en el extranjero a 2012.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page