El Tribunal Supremo en su Sentencia 1484/2018, de 9 de octubre, estableció que la base imponible del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD), en los supuestos de disolución de comunidad, está formada por el valor de la parte del bien que se adquiere “ex novo” y no por su totalidad. Esta posición doctrinal fue confirmada posteriormente a varias sentencias del mismo Tribunal de este año 2019.

Esta jurisprudencia ha obligado finalmente a la Administración Tributaria a cambiar la posición que mantenía al respecto y que consistía en liquidar por el total del valor del bien, es decir, por el 100%, todas las adjudicaciones a los comuneros. Pues bien, la Dirección General de Tributos de la Generalitat de Cataluña acaba de publicar, el pasado 15 de mayo, la Consulta 135/19, en la que manifiesta aceptar el criterio del TS, abriendo expresamente la posibilidad de pedir la devolución de ingresos indebidos por las liquidaciones presentadas por AJD, que aún no estén prescritas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page