La Junta Arbitral del Convenio Económico de Navarra, en su resolución de 22 de julio de 2019, resuelve el conflicto entre la Diputación Foral de Bizkaia y la Hacienda Tributaria de Navarra sobre la determinación del lugar en el que el contribuyente, entrenador del equipo de fútbol Osasuna, tuvo su residencia habitual durante los ejercicios 2011 a 2013. Y la Junta Arbitral entiende que el contribuyente reside en Navarra a la vista de la regla de la presencia física y debido al tipo de actividad que realiza no resulta aventurado deducir que la mayor parte de la base imponible del IRPF la ha obtenido, respecto de los ejercicios discutidos, en territorio navarro.

Este tipo de resoluciones ayudan a entender que los criterios de residencia fiscal deben basarse en hechos demostrables.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page