En la consulta vinculante V0090-19, de 15/1/19, la DGT analiza un caso en que una persona ha percibido de su empresa una indemnización por extinción del contrato de trabajo como consecuencia del traslado colectivo por movilidad geográfica de la empresa y sobre dicha indemnización la empresa no practicó retención alguna, cuando debía haberlo hecho. Pues bien, la DGT concluye, en base al art. 99.5 de la Ley del IRPF, que por no haberse practicado por causa imputable al retenedor el empleado puede deducirse los importes no retenidos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page