La Directiva del Consejo relativa a los mecanismos de resolución de conflictos en materia fiscal en la Unión Europea, entró en vigor el pasado 1 de julio, y se aplicará a las reclamaciones presentadas a partir del 1 de julio de 2019 que se refieran a las rentas o al capital relativos al ejercicio fiscal que se inicie a partir del 1 de enero de 2018.

La Directiva mejorará significativamente el proceso de resolución de conflictos en materia fiscal, aliviará los casos de doble imposición y establecerá un proceso vinculante de resolución de litigios con una mayor seguridad jurídica fiscal para los contribuyentes. En particular, la Directiva impone a los Estados Miembros la obligación de llegar a una solución de todos los conflictos que entren en su ámbito de aplicación en dos años, a través del proceso de resolución de conflictos enmarcados en un tratado fiscal.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page