El TEAC ha considerado, en su resolución estimatoria 6419/2016, de 6 Noviembre 2018, que una vez transcurre el plazo (en la actualidad de 6 meses) desde el vencimiento previsto en la normativa, no acreditar la insolvencia no puede considerarse motivo para denegar la deducibilidad de la pérdida.

El TEAC considera que para dotar la correspondiente provisión solo se exige el transcurso del tiempo previsto, como indicio de una posible insolvencia, sin que las obligaciones deban ser reclamadas judicialmente o que sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page